AGRADECIMIENTO PARA TODO EL EQUIPO DE DISCAPACIDAD DE MENSAJEROS DE LA PAZ EXTREMADURA

09 de junio de 2017

Ayer por la noche, muy  tarde, llegamos de nuestro mágico viaje a Disneyland y París. Y nada más abrir los ojos, en lo primero que pensé fue en agradecer al equipo de profesionales, de chicos y a la organización de la Asociación por todos los momentos vividos en estos días.

En casos así, se demuestra la fortaleza de un gran equipo, formado por veteranos y noveles, respaldados por una estructura firme. Composición infalible.

Estuvimos 46 personas, 37 chicos/as de los nuestros, moviéndonos por aeropuertos, viajando en autobús, conociendo Paris… y en francés. ¡Pues perfecto!  Cooperación, alegría, humor, risas y a veces algo de órdenes y mieditis… ha sido nuestro día a día.

Respecto a los chicos: qué educados son, qué bien se portan, cuánto disfrutan, cuánto nos ayudan. Ellos también han viajado mucho con nosotros y saben en todo momento lo que deben hacer; entre ellos  se cuidan y protegen.

Respecto al personal: jornadas de horas infinitas, alegría, buen humor, mano izquierda, entrega, y lo mejor…. Ilusión y disfrute a raudales.  ¡Admirables!.

El Parque Disneyland de París no está preparado para atender a un grupo tan grande de personas con discapacidad intelectual, las limitaciones eran muchas, muchísimas, y nosotros a base de negociación y organización hemos conseguido: Montar en tren, en barco, volar para ver a Peter Pan, tirarnos por montañas rusas, sentarnos en charcos, entrar en un simulador de vuelo galáctico en tres dimensiones, tirar con pistolas galácticas….. y muchas, muchísimas cosas más. 

Nuestro viaje: del 5 al 9 de Junio. El grupo salió a las 2 de la madrugada del domingo y llegó a la misma hora del viernes. Todos los días estábamos desayunando a las 8.00 de la mañana y acostando hacia las 12.30. Todo el tiempo en los Parques, sin volver al hotel. ¡Y encantados!

Mi máxima admiración a: Beina, y Cris, Victoria,  Sonia, Lourdes, Pruden, Bea y José Manuel.

De los chicos quiero destacar entre todos los chicos y chicas,  la paciencia y bondad  de Yolanda, porque a pesar de la atadura de su silla de ruedas, ha colaborado con valentía en todo momento. Al igual que el grupo de mayores de Nuñomoral que con su avanzada edad, resistían y disfrutaban como niños.

Ellos, todos,  han sido mi guía durante todo el viaje, sus ojos de ilusión, la sorpresa, sus risas, sus comentarios, no tenían desperdicio. Esa era la verdadera magia de Disney.


Agradecimiento también a Extrematours por la organización del viaje.

Gracias,

Mercedes Murias.

Presidenta de Mensajeros de la Paz Extremadura